Masaje perineal

Nacentia

  • Registro

Se trata de una técnica manual para flexibilizar y estirar los músculos y la piel de la zona perineal. Con esto disminuimos el riesgo, y en su caso, la magnitud del desgarro y facilitamos la última fase del parto.

El primer día la paciente puede venir acompañada de su pareja. Tras la entrevista personal, donde hacemos una historia breve de la paciente y posibles antecedentes sobre todo de interés en relación con el suelo pélvico, valoramos el tono, fuerza y control de la musculatura y realizamos nosotros la técnica del masaje. Al terminar enseñamos a la pareja cómo debe realizarlo y los problemas más habituales que va a encontrar.

El tratamiento suele tener una frecuencia semanal o bisemanal según las necesidades , desde la semana 33- 34 del embarazo.

Lo recomendamos sobretodo en el primer embarazo y en mujeres con partos anteriores con episiotomía. Estamos en estrecha comunicación con el equipo médico y de matronas, para detectar circunstancias en la que es necesario una intervención especial.