Blog

Nacentia

  • Registro

Nacentia

Parto respetado, parto seguro

Publicado por el en General
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 1542
  • 1 Comentario
  • Imprimir

Cuando el final no es exactamente el que esperábamos

Cuando nos acercamos al final del embarazo y pensamos en el momento del parto generalmente todos (madres y profesionales) imaginamos un parto normal, vaginal. Así debe ser, porque si no, todos (madres y profesionales) corremos el peligro de no poner "toda la carne en el asador" para que así sea. Sin embargo, a veces el final no es el esperado.

Como matrona he acompañado a mujeres que tenían un gran deseo de tener un parto vaginal y no pudo ser así. Mi experiencia me dice que es importante desearlo, para poner los medios para que sea posible, pero es igualmente deseable que cada mujer viva en plenitud su propio parto, que es único, sea como sea, termine como termine. Tengo que reconocer que aunque es bonito escuchar la voluntad de una mujer de parir, a veces después de haber vivido experiencias negativas en partos anteriores, me siento todavía más en sintonía con aquellas que se muestran abiertas, deseosas de vivir su propia historia, entendiendo además que el parto es en realidad el medio para llegar a un fin todavía más elevado que la experiencia de parir: la experiencia de ser madre, la experiencia de nacer. Cuando una se convierte en madre ya no importa tanto la vía del parto…

Sin embargo y dicho esto, quiero continuar… ¿Tiene que ser siempre la cesárea una experiencia fría ajena al milagro de ver nacer la vida? Como profesional defiendo que hay mucho que podemos hacer para humanizar la cesárea, para facilitar que esa nueva familia se encuentre a sí misma en un momento mágico, cuidado, aunque sea en un quirófano.

Cada vez son más los hospitales que se suman a este tipo de iniciativas, sin embargo todavía hay demasiados criterios de exclusión en los protocolos de "cesárea humanizada", todavía es excepcional que el padre pueda acompañar a su pareja durante todo el proceso del parto y postparto, que la madre pueda tener a su hijo piel con piel desde el nacimiento y hasta que ellos lo deseen, que el ambiente sea tranquilo, silencioso y centrado en la experiencia trascendente de esa familia. Respetar esto es una cuestión importante para la salud de la madre y del recién nacido y así nos lo demuestra la ciencia.

Y para muestra ¡un botón!: os animo a que veáis los videos que os proponemos a continuación. Hace unos días nacía esta bebé tras un parto mediante cesárea. Nuestro equipo asistió a su madre quien, generosamente, nos ha permitido publicar en la web cómo esta pequeña, en contacto piel con piel ininterrumpido desde el nacimiento busca espontáneamente  el pezón de su madre como quien busca agarrarse a la vida. ¡Una preciosidad!

0

Comentarios  

# RE: Cuando el final no es exactamente el que esperábamosPepa J.Calero 22-11-2015 11:13
Os felicito, unos vídeos preciosos. Ojalá y pudiéramos implementar en nuestra unidad y en todos los hospitales medidas como las que tu apuntas. Es entrañable y gratificante acompañar a estas madres en el quirófano junto a su hijo y sobre todo, verlas hacer ese primer contacto piel con piel, hechizados, enamorados. Gracias.
Responder

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar