Blog

Nacentia

  • Registro

Nacentia

Parto respetado, parto seguro

Publicado por el en General
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 1781
  • 0 Comentarios
  • Imprimir

Cada embarazo su tiempo

Este verano he llegado al convencimiento de que a los partos no les va el calor, y es que muchos de los que teníamos previstos para estas fechas han llegado sobradamente a la semana 42 o cerca de la 43. Pero todas las embarazadas se han puesto finalmente de parto de manera espontánea y todas han tenido un parto eutócico. Simplemente sus embarazos tenían que durar más tiempo.

Cuando una niña tarda en caminar o en hablar los pediatras nos dicen: tranquila, ya lo hará, cada niña tiene su tiempo. Cuando llegan los trece o catorce años y todavía no ha aparecido la primera regla decimos lo mismo: tranquila, ya lo hará, cada niña madura en su momento. Y cuando de menopausia se trata cada mujer tiene su propia edad y su propio proceso
Si tenemos muy claro los médicos y muy asumida la gente que cada niña, adolescente o mujer funciona a su ritmo, según los tiempos que marca su propia fisiología, ¿por qué eso mismo lo olvidamos completamente en el embarazo y en el parto? ¿Por qué un límite común al tiempo en el que debe producirse el parto? ¿Quién y por qué pone ese límite?
40 semanas, 41 y media, 42 como mucho… cada hospital y casi cada ginecólogo tiene su propia frontera más allá de la cual toda mujer embarazada se expone a un enorme pero indefinido riesgo.
Es cierto que hay muchos estudios serios publicados que hablan de un mayor riesgo de falta de oxigenación adecuada del feto según va envejeciendo la placenta y haciendo que el intercambio de gases en su interior sea menos eficaz. Y creo que esto ha de tenerse muy en cuenta y ser muy estrictos en lo que a seguridad y garantía del bienestar fetal se refiere. Pero ¿No tiene en esto cada mujer su propio tiempo? ¿No tiene cada bebé su propio proceso de maduración? ¿No tiene cada placenta su estructura individual que le permite funcionar eficazmente mas o menos tiempo?
Pues entonces permitamos que el embarazo de cada mujer llegue a su tiempo. Confiemos de verdad en que la fisiología tiene sus propios mecanismos de seguridad y que nuestro cuerpo, según su maternal instinto de protección mas ancestral, desencadenará el proceso del parto en el momento que sea mejor para el bebé.
Es cierto que este proceso fisiológico, como todos los de nuestro cuerpo, puede fallar. Pero nuestra misión como profesionales es ofrecer todo lo que la tecnología nos pone en las manos para seguir de forma individualizada cada embarazo, de manera que realmente
limitemos la finalización artificial del embarazo a aquellos casos, realmente poco frecuentes, en los que tengamos la evidencia de que el bebé comienza a correr riesgo.
De esta manera habrá embarazos que pasen sin riesgo de la semana 42 o tal vez 43… y muchas de las que hubieran sido inducciones y sus consecuentes cesáreas serán partos espontáneos y vaginales.

0

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar